La corrupción es una herencia que no se ha podido frenar y mucho menos erradicar, quienes dirigen los destinos del país no han querido controlar a funcionarios y/o servidores públicos que ocupan cargos públicos en diferentes posiciones de las distintas dependencias del gobierno federal, estatal y municipal del país.

Que se requiere para al menos detener este “cáncer?

  • Administrar con responsabilidad los recursos que se obtiene para cada rubro.
  • Las contralorías de cada instancia tienen la obligación de señalar cuando se detecte y de manera oportuna cualquier indisciplina que exista en el manejo de los ingresos que le son otorgados a las administraciones así como la supervisión del destino de los egresos que se realizan.
  • Aplicar las sanciones que se deriven a quienes hayan incurrido en irregularidades.

Con estas acciones se podrá evitar lo que en los últimos años ha generado escándalos en las instancias gubernamentales a nivel de secretarios de estado, gobernadores y presidentes municipales que han sido motivo de encarcelamiento.

La corrupción es ya un motivo de campaña política para quienes aspiran a cargos de elección popular, ya que este mal lo han tomado como estandarte para sus discursos día a día y promoverse para ser los “salvadores” de esta herencia que mucho ha dañado a la sociedad de manera muy severa.

No se necesita la creación o modificación de las leyes ya establecidas que es lo que realizan los poderes legislativos, lo que se requiere es la aplicación de las mismas por parte de quienes están asignados para tal fin.

Carlos Ramirez

Por Treinta33

Deja un comentario