Treinta33.tv

Ensenada, Baja California

Noticias

Esposas de presidentes de México, ambiciosas de poder

En la columna de Alfonso Zárate, presidente de Grupo Consultor Interdisciplinario, da conocer que uno de los afrodisiacos más eficaces es el poder. Zárate empieza citando al ex presidente Miguel Alemán: “En nuestros tiempos las hacíamos artistas, hoy se casan con ellas”.

“Los presidentes de la República solían tener esposas discretas y juiciosas, que no se creían La Señora Presidenta porque reconocían que el titular del Poder Ejecutivo era su marido”, afirma en su columna publicada por EL UNIVERSAL.

Pero a pesar de que los presidentes tenían esposas “recatadas”, también tenían de amantes a muchachas de la farándula mexicana y hasta del cine de “ficheras.

Por ejemplo, Irma Serrano “La Tigresa” fue amante del presidente Gustavo Díaz OrdazJosé López Portillo tuvo como amante a Sasha Montenegro, con quien terminó casándose años después.  

BODAS-ESPECTACULOS

“Una perversión mayúscula se dio durante el primer gobierno de la alternancia en la presidencia (2000-2006). Vicente Fox le enmendó la plana a la Constitución, que establece el carácter unipersonal del titular del Poder Ejecutivo, y lanzó otra de sus ocurrencias: ‘la pareja presidencial’”, afirma Alfonso Zárate.

Fox y Marta lograron mover sus influencias para lograr la anulación religiosa de sus anteriores matrimonios, para poder unirse en santo matrimonio con el presidente de México.

Pero dejando a un lado los amantes a escondidas, por fin salió a la luz el caso de un gobernador con aspiraciones mayores y una actriz de telenovelas.

“La Gaviota se divorció y logró la anulación de su matrimonio religioso con José Alberto El Güero Castro, un productor de Televisa. El 19 de mayo de 2009, la Arquidiócesis Primada de México declaró “nulo e inválido” el matrimonio.”, se lee en la columna.

Gracias a la anulación, Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto pudieron realizar una boda que sería transmitida por las televisoras, vestida de blanco “como la Virgen María: ‘concebida sin pecado’”.

“En el largo itinerario de mujeres de ornato, ambiciosas del poder y frívolas, hay que reconocer la singularidad de Beatriz Gutiérrez Müller, investigadora y profesora que desde muy temprano reprobó el cortesano nombre de “primera dama” y que ha continuado su carrera y el cuidado de su hijo manteniendo un acompañamiento prudente a su marido”, afirma Zárate.

El columnista finalizó con “creo que su esposa es una mexicana inteligente y discreta que, quizás, en la esfera íntima y lejos de los reflectores, hace el contrapeso que reclama tanta acumulación de poder”.

FUENTE: LA VERDAD

Deja un comentario