Treinta33.tv

Ensenada, Baja California

Internacionales Noticias

Envenenaba a sus pacientes para después presumir de salvarles la vida

Un anestesista francés ha sido acusado de envenenar a sus pacientes con inyecciones letales para provocarles ataques cardíacos y luego poder hacerse pasar por un héroe salvándoles la vida. No siempre salió bien y siete personas murieron como resultado de su peligroso procedimiento, según informa ‘The Guardian’. Al doctor Frédéric Péchier, de 47 años, se le vincula con el «envenenamiento» de 24 pacientes, con edades que van de los cuatro años a los 80, entre 2008 y 2016 en dos clínicas de la ciudad de Besançon, donde ejercía la profesión. 
Péchier, que ha negado todas las acusaciones ante los jueces de instrucción, ha quedado en libertad condicional bajo control judicial hasta que se celebre su juicio, una decisión que muestra «sabiduría, moderación y objetividad», según su defensa.

El doctor era el «denominador común» de todos los envenenamientos

El anestesista inyectaba a los pacientes cloruro de potasio u otros anestésicos durante operaciones rutinarias. Según el fiscal, Etienne Manteaux, se habían detectado más de 60 «eventos indeseables graves», es decir, paros cardíacos sospechosos durante operaciones de bajo riesgo. A pesar de que solo había evidencia circunstancial contra Péchier, lo cierto es que el acusado parecía ser el «denominador común» para todos los supuestos envenenamientos. Además, siempre andaba cerca cuando ocurría uno de estos eventos y era sospechosamente rápido en el diagnóstico de sobredosis de anestesia. Incluso se ha demostrado que los incidentes eran más frecuentes durante los periodos de «conflicto intenso» entre Pécheir y sus colegas.

La defensa alega que no hay evidencias y que la participación de su cliente en estos presuntos envenenamientos no es «nada más que una hipótesis«. Por su parte, el abogado de pacientes y familiares afectados, Fréderic Berna, no cree que todo sea «una extraña coincidencia» y apunta que la evidencia de envenenamiento es clara en al menos siete casos. «Si los otros casos se prueban también, será aún más difícil de creer» en su inocencia, agrega.

Deja un comentario