El amor nos provoca hacer cosas fuera de lo común. Aunque suene a fantasía para muchos, los actos de amor verdadero existen a pesar del tiempo o incluso de la misma muerte. Un abuelito en Canadá lo ha demostrado con una acción que le da la vuelta al mundo para enternecer los corazones de la gente.

El señor James Blackwood se vuelto viral en las últimas semanas debido a su noble tarea de alimentar a los mapaches que rodean su domicilio. Pero el propósito de este señor tiene su origen en un momento tan triste como conmovedor: la última voluntad de su esposa antes de fallecer.

Foto: Captura de YouTube

James Blackwood, el abuelito que alimenta mapaches

Desde Canadá, las redes sociales han hecho eco sobre la historia del señor James Blackwood. Él es un oficial retirado de la Policía Montada que desde hace unos años acostumbra alimentar a los mapaches que llegan cada noche a su casa.

Este peculiar abuelito tiene un canal de YouTube donde sube videos en los que se aprecia su rutina de casi todos los días. En uno de sus más recientes clips, James se asoma desde los vidrios de su puerta para encontrarse con un ‘ejército’ de mapaches que lo esperan en la entrada.

Foto: Captura de YouTube

Luego de saludarlos, el señor Blackwood (conocido como RaccoonWhisperer) se dispone a salir con sus peludos amigos para darles salchichas horneadas. Él se sienta en una banquita de madera y le da a los mapaches una porción de comida. Los tiernos animalitos atienden a su llamado de una manera impresionantemente ordenada, mientras el propio James entabla -de alguna manera- una conversación con ellos.

Y aunque las salchichas se acaban en un abrir y cerrar de ojos, el abuelito James no escatima en entrar a su casa por más alimento para sus acompañantes. Un sombrero con detalle de mapache adorna su cabeza a la par que le ofrece la comida a estos inmensos y tiernos mamíferos, tal y como se puede ver en este video. Sin embargo, la noble acción tiene un trasfondo muy emocional.

Una última voluntad

El abuelito canadiense realiza este acto ya que, según explica, los mapaches están hambrientos debido al extremo frío de Nueva Escocia, localidad donde él reside. Pero su voluntad por ofrecerles alimento a estos animalitos rebasa cualquier tipo de inspiración.

De acuerdo con lo que James explica en declaraciones recogidas por Daily Mailsu relación con los mapaches comenzó en 1999 cuando su esposa llevó a un ejemplar a su casa para curarlo, pues había sido atropellado. La mujer, una amante y protectora empedernida de los animales, tenía perros, gatos e inició su proyecto para alimentar mapaches desde aquel momento.

Foto: Captura de YouTube

Sin embargo, la esposa de James lamentablemente falleció en 2003 a causa de cáncer. En su lecho de muerte, la señora Blackwood le encomendó como última voluntad a James que se encargara de todos sus animales, incluidos los peludos silvestres que ella alimentaba.

Cada día, desde entonces, el abuelito James sale a eso de las 11 de la noche para cumplir con su promesa. Sin duda, el esta es una historia digna de ejemplificar que el amor verdadero existe gracias al buen señor Blackwood y sus mapaches.

Por Treinta33

Deja un comentario