Mientras tanto. . .