El nitrato de amonio, también llamado nitrato amónico es una sal, formada por iones de nitrato y de amonio.

Es un compuesto que no tiene color, absorbe mucha humedad y es altamente soluble en agua. Es un producto no inflamable, por lo que un fuego en el mar a partir de este es improbable.

Este compuesto se utiliza sobretodo como fertilizante, ya que tiene alto contenido en nitrógeno. Mientras que el nitrato es aprovechado directamente por las plantas, el amonio lo oxidan los microorganismos presentes en el suelo y funciona de abono para largo plazo.

Sin embargo, el Nitrato de amonio se utiliza también en explosivos militares tales como bombas y como componente de amatol (explosivo formado por este nitrato y TNT).

El peligro para los humanos radica en que si se inhala puede causar tos, dolor de cabeza y dolor de garganta.

Si se consume puede provocar dolor abdominal, labios y uñas azuladas, piel azulada, convulsiones, diarrea, vértigo, vómitos y debilidad. Si entra en contacto con la piel causará irritación, al igual que si entra en contacto con los ojos.

Otros peligros de este compuesto son taquicardia, enfermedad cerebrovascular y hasta pérdida de la vista.

El ANFO (del inglés: Ammonium Nitrate – Fuel Oil) es un explosivo de alta potencia que consiste en una mezcla de nitrato de amonio y combustible derivado del petróleo. Estas mezclas son muy utilizadas, principalmente por las empresas mineras y de demolición.

Las cantidades de nitrato de amonio y combustible varían según la longitud de la cadena hidrocarbonada del combustible utilizado. Los porcentajes van del 90 % al 97 % de nitrato de amonio y del 3 % al 10 % de combustible, por ejemplo 95 % de nitrato de amonio y 5 % de queroseno.

Tiene como principal problema su gran facilidad para disolverse en agua dada su gran tendencia a la absorción (higroscopia). Cuando al ANFO se le añade polvo de aluminio, este se convierte en una variedad aún más potente llamada AIANFO. La explosión del ANFO es sin destello y la onda expansiva es muy poderosa en relación con la cantidad utilizada.

También suele mezclarse con otros explosivos como hidrogeles o emulsiones para formar, en función del porcentaje de ANFO, ANFO Pesado (aproximadamente un 70 % emulsión o hidrogel y 30 % ANFO).

El ANFO no ha estado exento de accidentes a pesar de su relativa seguridad de manipulación. El 6 de septiembre de 2010 en la Región de Antofagasta, comuna de Sierra Gorda, seis personas murieron despedazadas al manipularlo, de ellas al menos tres tenían amplia experiencia en su uso en tronaduras.

Ha sido utilizado ocasionalmente en atentados civiles. El primero fue en 1970 cuando unos estudiantes de la Universidad de Wisconsin-Madison aprendieron el manejo y manipulación gracias a un libro editado por Wisconsin Conservation Department titulado «Pothole Blasting for Wildlife». Coches bombas con ANFO fueron pronto adoptados por el IRA y ETA.

En el distrito de Miraflores en Lima (Perú), el grupo terrorista Sendero Luminoso hizo estallar en 1992 dos coche-bomba con 400 kilos de dinamita y ANFO en la calle Tarata, matando 25 civiles y causando destrozos en 300 metros a la redonda.

Anders Breivik usó una tonelada de ANFO en los atentados de Noruega de 2011. Una variante más compleja del ANFO (con nitrato amónico nitrometano y combustible) llamada ANNM fue usada en 1995 en el atentado de Oklahoma.

En 2014 hubo un intento de atentado con este explosivo en la sede del Partido Popular en España, que estaba en el gobierno en ese momento.

Por Treinta33

Deja un comentario